jueves, 13 de febrero de 2014

Ooedo Onsen Monogatari

¿Qué hay mejor que darse un baño caliente en un día frío? Pues dárselo al aire libre. No, en serio.
Para eso mismo se han inventado el rotenburo, que es un onsen al aire libre, valga la redundancia.
El caso es que en un día bastante frío de febrero Kazuki y yo nos fuimos a Urayasu, en Chiba, donde se encuentra un onsen con zona mixta en la que se puede llevar bañador -precisamente la zona de rotenburo-. Se trata de una sucursal de una cadena de onsen llamada Ooedo Onsen Monogatari.
Ahora sí, si os queréis bañar en la zona interior, de bañador nada. Fiesta.

Al tema. Cogimos el tren hasta Shin Urayasu. Supe que estábamos en Chiba en cuanto empezaron a aparecer Funassyis.


El sitio está bastante retiradillo de la estación, pero no pasa nada, porque hay autobuses gratuitos que te llevan hasta la misma puerta.


Por dentro está decorado rollo tradicional japonés, muy chulo.


También tienen juguetes para entretener a los niños y niñas. Mis favoritos fueron las Patatitas gigantes. A punto estuve de llevarme una, pero no me cabía en el bolso.


Cogimos toallas y un jinbei, pasamos cada uno a los vestidores para hombres y mujeres respectivamente, y nos encontramos en la zona que llevaba a los rotenburo. El tema es que íbamos en traje de baño, y eso está en el exterior, en un día que hacía unos 3 grados centígrados más o menos siendo de día. Suena a tortura y lo es -especialmente para los pies-, pero solo hasta que te metes en el agua calentita.

Fuimos entre semana, como se puede adivinar.

Hay varios tipos de baños, indicando cada cual antes de entrar a qué temperatura se encuentra el agua. Varían de 38 a 42 grados. El caso es que el cuerpo se calienta bastante rápido, así que se acaba agradeciendo el aire frío en la cara.


También hay una especie de riachuelo de agua caliente para meter los pies. No recomiendo andar por él si no tenéis los pies cargados de callos, es todo piedrecitas.


Había varios tipos más de baños, incluyendo uno con forma de iglú -del que no hice foto- con una apertura por encima. Dentro era como una sauna con mucha reverberación y humedad. Bastante curioso, la verdad.
También había uno para los más pequeños. Imagino que el agua estaría extra calentita.


En las máquinas de bebida que había en la zona de la entrada, me llamó la atención ver leche de frutas. Esto me recordó a la escena típica de manga en la que alguien va a unos baños públicos y al acabar se bebe una botella de leche de frutas de un trago, mientras apoya una mano en su cadera.
No hice lo de la mano en la cadera porque la necesitaba para sujetar el tapón, pero sí que probé a tomarme una para refrescarme tras los baños.

¿Veis con qué arte sujeto la botella?

Aunque el momento salir de un baño para ir a otro en invierno es una jodienda, en general estuvo bastante bien y es muy relajante. Tengo intención de repetir experiencia.

4 comentarios:

  1. ¡Hola!
    Acabo de descubrir tu blog y no he podido hacerlo con una entrada mejor, ya que en octubre estoy preparando un viaje en pareja y me estoy volviendo loca para encontrar baños mixtos. Aunque solo sea uno, pues no está mal para probar un rato por separado y luego juntarnos. ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Gracias por pasarte por mi blog.
      Me alegro, espero que en octubre disfrutéis la experiencia :)

      Eliminar
  2. Me lo apunto!!!!

    Cuando vamos?? ( ≧∀≦)ノ

    ヒャッハー

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues cuando quieras XD

      梨汁ブシャー 

      Eliminar