miércoles, 31 de octubre de 2012

Yuzu umeshu

Cuando estuvimos en Utsunomiya, a pesar de que la zona no es el mejor sitio para irse de vacaciones, sí que encontramos algo que nos dejó marca. Se trata del yuzu umeshu, es decir, licor de ciruela y yuzu. Yo soy bastante aficionada al umeshu, que cuenta con muchas variedades distintas, así que intento probar todas las posibles, pero esta la vi por primera vez en Utsunomiya.
A la vuelta, buscamos por varios súmerpercados y licorerías, pero no tenían por ninguna parte. Ni siquiera en el Don Quijote... o eso creíamos... hasta que un día por fín decidieron venderlo en un Don Quijote.

Mwahahahaha.

lunes, 29 de octubre de 2012

Magdalenas de plátano y zanahoria

Hoy también toca hablar de comida.
En verano apenas me había acercado al horno porque mi casa es un idem, y no puedo usar el horno y el aire acondicionado a la vez... pero ahora que ya es otoño puedo volver a hornear. Por eso mismo, como llevaba tiempo con antojo de bizcocho de zanahoria, un día hice magdalenas de zanahoria y plátano.

Un gran invento, el híbrido de horno normal y horno microondas.

Hay gente que usa planchas para muffins, pero yo uso moldes de silicona.


Como hacía tiempo que no preparaba postres, no me quedaron todo lo esponjosas que hubiera querido, pero estaban ricas.


sábado, 27 de octubre de 2012

Plancha de takoyaki

En una de las visitas que nos hicieron los padres de Kazuki, nos regalaron una plancha para hacer takoyaki. La plancha llevaba un tiempo metida en un cajón de nuestra cocina-sala de costura, porque el pulpo no es precisamente barato, pero por fín encontramos pulpo no excesivamente caro y nos pusimos a hacer takoyaki casero.

Esta es nuestra plancha.

Los huecos hay que untarlos de aceite.

El encargado de prepararlos era Kazuki, que hizo la mezcla para takoyaki y la fue metiendo en los huecos de la plancha. A continuación metió los trozos de pulpo.


Aparte de pulpo, se puede meter en general cualquier cosa que te guste. Una vez probamos a meter queso, y quedaron muy ricos. En este caso, Kazuki metió repollo.


¡Acabados!

Ya una vez en el plato, a aliñarlos al gusto y para adentro.

jueves, 25 de octubre de 2012

Arabian Rock

Arabian Rock es un restaurante temático que se encuentra tanto en Tokio como en Saitama. Solo he ido una vez -al que se encuentra en Omiya, en Saitama-, y me resultó bastante curioso.

Ya desde fuera se ve el rollo a lo "Las mil y una noches".


Una vez entras, una señorita muy mona y con muy poca ropa te pide que le frotes la lámpara. Me quedé unos segundos pensando si era correcto tomarme esas confianzas con una persona que acabo de conocer, por mucho que me lo haya pedido... No lo estoy diciendo con segundas, es una lámpara metálica como la de Aladino.
Tras un truco en el que de la lámpara sale un poco de humo nos llevaron a nuestra mesa, rodeada con una cortina circular.



Había que probar los cócteles, claro. Nos llamaron la atención, entre otros, el que lleva nubes y el que lleva frutos rojos.



Como extra, con la comida nos trajeron un par de huevos dorados. No tengo muy claro qué le hicieron a la cáscara para que se quedara así.


Por dentro es un huevo duro normal y corriente.

La comida estaba buena.

martes, 23 de octubre de 2012

España no está donde yo creía

Esto se encuentra en Harajuku. Llevo toda mi vida engañada pensando que soy española, cuando al parecer soy francesa. O eso dice este mapa.

Aunque mi parte favorita es "Bergium".

domingo, 21 de octubre de 2012

Sugicchi

Sugicchi es la mascota, o yuru-chara, de la prefectura de Akita, y se trata de un cedro japonés, que son típicos de la zona. Me parece entrañable, y el otro día me la encontré en la estación de Ueno haciendo publicidad de turismo en Akita.

A Sugicchi le gusta remojarse las raices en un onsen.


viernes, 19 de octubre de 2012

Engrish en Shinjuku

El otro día Madness y yo andábamos por Shinjuku cuando nos encontramos este cartel, que califico de Engrish, pero lo que me horrorizó fueron las faltas de ortografía.


Porque contratar a alguien que sepa escribir para hacer traducciones está demasiado visto.

miércoles, 17 de octubre de 2012

Sobrefalda made in Cal

Hace bastantes meses ya que compré una tela con un estampado que me encantó, y tenía una idea en mente para ella, pero tardé bastante en ponerme manos a la obra, y bastante más en acabarla.
La idea era una sobrefalda para una falda que me salió de un fukubukuro, y que no sabía con qué combinarla. Ahora bien, yo soy bastante negada para hacer patrones, pero teniendo en cuenta el diseño que tenía en mente, eso necesitaba un patrón, así que primero me aventuré a hacerlo, y para asegurarme de que estaba bien hice un primer ensayo con una tela baratilla. De hecho me aventuré hasta a fruncir tela para la parte de volantes del borde. El ensayo salió bien, eso se parecía mucho a lo que tenía pensado hacer, así que ya me puse con la tela de verdad.
Este es el resultado, cómo queda en una falda con volúmen y en una falda sin volúmen:

Aproveché para estrenarla en el Alamode Night 41.

Este es el aspecto que tiene de por sí. Si véis la imágen a tamaño completo podéis ver mejor el estampado de dulces.


Quería haber hecho accesorios con la tela sobrante, pero con el tema de hacer volantitos no me sobró nada y ya no la venden. Ya compraré más tela del próximo estampado que me guste.

sábado, 13 de octubre de 2012

Kimame cha

Estuve recientemente por Ebisu por un trabajo de narración, y en la estación me encontré con que regalaban bebidas como estrategia publicitaria. El caso es que la curiosidad me pudo y era gratis, así que aproveché.
La bebida, cuyo nombre no logramos averiguar cómo se leía, tras investigar en internet, al parecer se llama Kimame cha. Viene a significar algo así como "té de semillas crudas".
Se trata de algo curioso, té hecho con semillas de café.

 La guarrería en cuestión.

Como persona a la que le encanta el té pero que odia el café, el probarlo se trataba de una decisión complicada. Tenía pinta de estar malo, la verdad, pero si es té, por mucho que hayan usado esas semillas, no debería saber a café...
Al final para salir de dudas lo mejor fue probarlo.


En conclusión: no está todo lo malo que esperaba, pero bueno tampoco está. De hecho deja un desagradable regustillo a café pasados unos segundos desde que le das un trago, ahí a traición.

miércoles, 10 de octubre de 2012

El minino

Hay muchos gatos callejeros por Toda y por los pueblos cercanos, Kawaguchi y Warabi. Verlos cuando voy en bici no me resulta raro en absoluto, pero este gato tumbado entre torii y torii me llamó la atención lo suficiente para bajarme de la bici y hacerle una foto.



lunes, 8 de octubre de 2012

Tortilla de patatas

Aunque yo me considero una persona que cocina bien -aunque no tenga ni idea de lo que hago, me limito a seguir recetas-, hay un plato que se me sigue resistiendo... la tortilla española. Primero tenía el problema de darle la vuelta, que ya he conseguido medio controlar, y ya no se me desparrama tanto como antes. Luego tenía el problema de que se quedaba rara por un lado, se quemaba por el otro...
El caso es que ya le voy cogiendo el truco un poco más, así que os presento mi mejor tortilla de patatas hasta el momento. No es muy allá, pero se parece más a una tortilla que los desastres del principio.

Estaba rica, que es lo que cuenta.

sábado, 6 de octubre de 2012

Piercings en Japón

Soy aficionada a la perforación corporal, o body piercing, pero desde que me vine a Japón no había aumentado el número de agujeros por varios motivos. Sí que me hice una dilatación de 3,2mm, por simetría con la otra oreja donde ya me había hecho una anteriormente, pero eso es todo.

Los motivos por los que no me había vuelto a perforar eran varios. El caso es que por una cosa, y por otra, y por otra más me había visto obligada a dejarlo pasar, y teniendo en cuenta que el que tenía decidido como el próximo sería el industrial, quería hacérmelo a finales de septiembre o principios de octubre, con lo que si no podía por esas fechas un año ya me tocaba esperar al año siguiente -el cartílago y su jodienda de tardar demasiado en cicatrizar-.

El caso es que por fín he podido resarcirme, y hoy fui a un estudio de piercing en Harajuku en el que había pedido hora. Aquí tenéis el resultado.

Cosa de un minuto después de hacérmelo con la oreja como un tomate.

Unas horas después, con la oreja ya de un color normal.

Estoy bastante contenta con el nuevo elemento añadido a mi imágen. Ya le tenía muchas ganas.

jueves, 4 de octubre de 2012

Cal conoce a Kobaton

Ya he hablado alguna vez de Kobaton, la mascota de la prefectura de Saitama, de la que soy fan.
Kobaton hace apariciones varias por todos los rincones de la prefectura en la que vivo, pero nunca tengo la suerte de encontrármelo/a -el sexo de Kobatón no está definido-. Kazuki se lo/la encontró una vez en la estación y le hizo una foto. Me dio mucha envidia.
El caso es que siguiendo las noticias de las apariciones de Kobaton -es una mascota muy popular-, por fín conseguí enterarme de una antes de que ocurriera. Se trata del festival de mascotas que se celebraba en el centro comercial Cocoon Shintoshin. Por supuesto, allí me dirigí.


Se trataba de un festival en el que presentaban a mascotas varias y luego hacían rondas de fotos. La más popular fue sin duda Kobaton, aunque curiosamente sus fans fueran mayormente menores de 10 años o mayores de 50 -no, no eran los padres de los niños, había señores y señoras mayores con muñecos de peluche esperando para hacerse fotos juntos. Ha sido como ver mi futuro-... y yo. Tiene que haber más gente de edad intermedia en casa perdiéndose estas cosas, digo yo.


Con el pelo hecho una pena porque llovía mucho pero feliz igualmente.

Kobaton no solo posaba, también mostraba sus habilidades en el baile. He pensado en crear una cuenta de Youtube para tener los vídeos que subo al blog más organizados, así que aquí tenéis la primera aportación.


miércoles, 3 de octubre de 2012

Cal en Corea del sur VII

Llegó mi cumpleaños en tierras surcoreanas, el 13 de septiembre, y en todo cumpleaños no puede faltar la tarta.

Las penas saben mejor con azúcar.

Esto, señoras y señores, es una tarta mitad brownie, mitad cheesecake. Está MUY buena.
Aunque esto no es nada nuevo, para mí cumplir años no es un motivo de alegría, especialmente cuando se llega a cierta edad. Supongo que por eso existen las tartas brownie-cheesecake. Eso y que mucha gente me siga echando muchos años menos de los que tengo anima.

La cara mañanera de alguien que acaba de cumplir años.

Ese día mayormente llovió.


También hacía algo de rasquilla, pero con una chaqueta se iba bien.


El plan del día era ir a Lotte World, así que cogimos el tren y nos dirigimos allí. Como detalle curioso, ví por primera vez en vivo y en directo la "tren-tienda", versión tren de la teletienda, y es que cada pocas estaciones se subía un señor con un producto diferente intentando venderlo, soltando un discurso sobre lo bueno que era el producto en plan teletienda en vivo. Lo curioso es que había gente que se los compraba.


El primero vendía guantes de cocina y el segundo riñoneras.

Por fín llegamos a Lotte World. Se trata de un parque de atracciones, pero nuestro objetivo no eran las montañas rusas, sino la pista de patinaje sobre hielo del sótano.



No nos hicimos fotos patinando por la seguridad de la cámara de fotos, que el hielo resbala mucho, pero a cambio aquí tenéis otra gente patinando.

Como hacía día fresco y lluvioso, se me antojó algo calentito y picante -vale, la comida coreana pica mayormente, pero me gusta el picante-, como bude chige.


Por la noche nos dirigimos a la torre N de Seúl, a ver la ciudad desde lo alto.


Aunque se puede subir a pata, ya habíamos usado las piernas demasiado, así que cogimos el teleférico. Intenté hacer fotos, pero de noche, en movimiento y con mucha gente dentro fue difícil.
Una vez llegamos, quedaba el tramo de escaleras hasta la entrada.


¡Por fín llegamos a lo más alto, al observatorio!

Esto está un poco retirado de Madrid.


En el baño también hay ventanales desde los que puedes observar todo Seúl mientras te lavas las manos. No entré al de hombres, pero la descripción de Kazuki fue la misma. La siguiente foto es la vista desde el baño de señoras.


A la salida casi me cuelo por error en el rodaje de lo que no se si era una película o un culebrón. El caso es que yo solo subía unas escaleras a un sitio que parecía majo para hacer fotos, y una vez estaba arriba me cegaron unos focos, y solo distinguí a ver un grupo de gente que pensaba que serían turistas -un foco en la cara en una noche lluviosa no te deja la vista muy allá-.
 Cuando aún estaba intentando entender lo que pasaba uno de los que trabajaban en el rodaje vino corriendo a echarme. Que digo yo, que pongan unas vallas o algo para que la gente no se acerque.

Cerca del sitio del incidente hay una zona donde las parejas dejan un candado con sus nombres y un mensaje. Había hasta fundas de smart phones.


Y para acabar el día, qué mejor que comer barbacoa coreana -esta vez de ternera, el día anterior era cerdo- en un sitio de estos escondidos que seguro que no sale en las guías turísticas.



lunes, 1 de octubre de 2012

Cal en Corea del Sur VI

Otra zona conocida de Seúl en la que estuvimos es en Dongdaemun.


La zona es popular para gente interesada en moda -sabiendo el doble sentido de la palabra en español, aclaro que me refiero a ropa en general, y no a la tendencia del momento-, y también hay muchos puestos callejeros de comida.


En varios puestos vendían algo que me pareció un inventazo, la masa de patatas fritas rellena de salchicha.


Es básicamente una salchicha pinchada en un palo, y cubierta de una especie de masa con muchas patatas fritas enganchadas con ketchup por encima. Está bueno.


El tema es que en muchas calles, no solo en este barrio, ponían canciones de k-pop a todo volúmen. Pues aquí mucho más. De hecho era como si la vida tuviera banda sonora, como podéis comprobar en este vídeo que grabé -a mi cámara se le fue el enfoque y no me di cuenta, porque no estaba acostumbrada a grabar con ella, pero lo que importa es el sonido. No está editado-.

video

 Otra cosa curiosa fue encontrarme con una de las estrellas de las ferias y fiestas de cualquier pueblo español, la olla.


Aunque a mí no me gusta montar. No me divierte el dolor.

Cuando fuimos a cenar, con un antojo por partida doble de pollo frito -es curioso cómo se nos suelen antojar las mismas cosas- nos encontramos con ésto.

"Bottled bear", oso embotellado. Solo para los muy aventureros.