lunes, 18 de junio de 2018

Palmeritas

En Japón hay un dulce parecido a las palmeras de hojaldre que se llama "Fujiya Home Pie", aunque no tiene forma de palmera, sino cuadrada.

Esto es.

Pues el otro día yendo al Gyomu supa a por especias me encontré con que habían traido palmeritas españolas de importación, y como hace siglos que no las comía -y probablemente las dejen de vender enseguida, que ya me los conozco- decidí comprar.


Ñam ñam.

Volver a comerlas me ha hecho darme cuenta de que el Fujiya Home Pie en cuestión de sabor es como una versión muy, pero que muy sosa de las palmeritas. Ahora crucemos los dedos porque algún día les de por importar palmeras de chocolate.

jueves, 14 de junio de 2018

Design Festa Gallery

Sara y su novio Pablo, a quienes hacía eones que no veía, están de vacaciones en Japón, así que el otro día quedé con ellos y con la señorita Madness y estuvimos por Harajuku. Por la noche pasamos por la Design Festa Gallery, una galería de arte que siempre está haciendo exposiciones de idem temporales.

Pero antes de eso, vamos con el look del día.

 Llevaba una sudadera, pero me la quité para la foto.

Había varias exposiciones de artistas distintos en sus pequeños rinconcitos de la galería. Estas son algunas de las que me gustaron.

Dibujo de Moe Murakami.

No recuerdo quién los dibujó, pero el detalle de las flores sobre el dibujo era muy bonito.

Este me gustó especialmente.

Se encontraba en esta exposición.

No se me ocurre nada ingenioso para comentar.

Después de eso fuimos a cenar. Aquí nos tenéis felices con el estómago ya lleno.

La mesa que parece un suelo de parquet tiene su encanto.

lunes, 11 de junio de 2018

¿Tengo fans?

El otro día comentaba que me entrevistaron en televisión sobre mangas de kimonos. Pues unos días después de que emitieran el programa, alguien les envió una carta, y no se trataba de una carta de crítica o algo así, no. Se trataba de, juzgando por el nombre, un señor mayor japonés que me vio y se ha hecho mi fan, así que les mandó una carta para ver si había suerte y yo llegaba a leerla.
Pues sí, he llegado a leerla, me la han enviado y ahora mismo la tengo en mis manos.
Curioso, tengo mi primer fan.

domingo, 10 de junio de 2018

Dos apariciones recientes en televisión

La primera en realidad no es tan reciente, es de marzo, pero lo emitieron antes de lo que pensaba y me lo perdí -me enteré porque me dijo una conocida recientemente que me vio en la tele y me quedé "¿En qué programa?"-.
Se trata de un capítulo especial de un programa para aprender inglés en el que ya había aparecido antes, llamado ボキャブライダー, romanizado como Vocab Riders.
Esta vez hacía de camarera japonesa que mágicamente se convierte en extranjera occidental que solo entiende inglés, provocando un ataque de terror en la clienta japonesa que se iba a quejar de que sus gofres no llevan nata.

What?

La siguiente es del mes pasado. En un día lluvioso me entrevistaron para un programa llamado この差って何ですか? -romanizado como "kono satte nan desu ka". Viene a significar: "¿Cuál es la diferencia?"-. Tienen una sección de "las diferencias de Japón que no entienden los extranjeros", y salgo hablando de la diferencia entre las mangas de kimono de casadas y solteras. Por si sentís curiosidad, subí a Instagram parte del vídeo.


domingo, 3 de junio de 2018

¡Habemus cabecera nueva!

¿Notáis algo diferente? ¡Síii, cabecera nueva!
Tras hacer 2 sets de stickers para Line, estaba claro que iba tocando también dibujar algo que no fueran kappas, y hacer una cabecera nueva de una vez, que llevaba 7 años sin cambiarla.
Esta vez toca mini servidora en su versión feliz y animada, para celebrar la longevidad de este blog. Sigo teniendo esa sudadera -no veáis si me está durando-, así que vuelve la aparición de la sudadera bicolor.

sábado, 26 de mayo de 2018

¿Escuela de qué?

Dando una vuelta por Hongdae en nuestro viaje a Seúl me encontré con una escuela con un nombre desafortunado.

Sí, a mi edad estas cosas todavía me hacen gracia.

Al parecer es una escuela de arte conceptual. Me puedo imaginar el tema principal.

viernes, 25 de mayo de 2018

Callejones para comer por Seúl II

No se si he comentado ya que una de las aficiones de Kazuki es entrar constantemente en páginas web de ofertas de vuelos baratos para encontrar nuestras próximas vacaciones a un precio asequible. Pues hace unos meses encontró unos billetes bastante baratos a Seúl, y hemos pasado allí unos días.

Ninguno de los dos somos aficionados al k-pop -que es la banda sonora de Seúl vayas a donde vayas-, pero a lo que sí somos muy aficionados es a la comida surcoreana, así que, por supuesto, el plan del viaje giró en torno a qué comer.
Ya había hablado el año pasado de algunos callejones especializados en un tipo de comida en concreto. Pues esta vez decidimos ir a algunos de los que no habíamos visitado todavía.

¡A comer!

El primer callejón del que voy a hablar se encuentra cerca de la estación Jongno 3-ga, y se especializa en restaurantes de gul bossam. Este plato consiste en gul -ostras crudas- y bossam -trozos de carne de cerdo hervida- que se comen envolviéndolos en col rizada. En realidad lo que nos interesaba era el bossam, ya que a ninguno de los dos nos llama la idea de comer ostras crudas -o mejor dicho, nos echa muy para atrás-, pero no encontramos un callejón solo de bossam, así que fuimos a este.

Es aquí.

Elegimos uno de los restaurantes que había abiertos -fuimos bastante temprano, así que algunos estaban cerrados- al azar, y nos encontramos con que no había menú en la mesa, sino que era de esos de que llega una señora mayor a preguntarte qué quieres y tienes que reaccionar en coreano. Afortunadamente Kazuki reacciona en coreano bastante más rápido que yo -mi coreano de Vallecas no da para mucho, aunque vale para pedir cosas en cafeterías-, así que le pidió bossam, y entonces la señora le miró, me miró, y nos dijo: "¿Tamaño mediano?" -en coreano, claro-, y le dijimos que vale.
Pues esto es el tamaño mediano.

A la izquierda están las hojas de col rizada, no me di cuenta de que no salían en la foto.

Perspectiva de Kazuki.

Como "tapa" nos pusieron un estofado de ternera y un plato de pescado rebozado. Puedo oir a la señora diciendo mentalmente "es que no me coméis nada".

Estaba rico.

He de admitir que no nos comimos las ostras. Kazuki probó una, me dijo que no me iba a gustar y le creí. Las cosas crudas con babilla me echan muy para atrás. Quitando eso, el resto de la comida estaba buenísima. El kimchi además fue uno de los más ricos que probamos en este viaje.


Sigamos con un callejón en el mercado de Namdaemun especializado en kalguksu, que es un tipo de sopa de fideos gruesos cortados a mano. El caso es que no teníamos pensado ir, pero nos lo cruzamos y decidimos probar a comer allí.


Como podéis ver, es muy estrecho y está petadísmo de gente a pesar de que era entre semana. Nos sentamos en el primer puesto que tenía sillas libres, y una señora que parecía ser muy maja -desgraciadamente no entendí la mayoría de lo que decía, aunque por la pequeña parte que entendí era maja- nos dijo que nos iba a poner de "tapa" bibim naengmyeon, que es un tipo de plato de fideos fríos picante.

Picaba bastante más de lo que esperaba.

Nos preguntó cómo queríamos el kalguksu de picante, y en mi caso lo pedí "un poquito picante nada más". Este es el mío.

Fideos con 2 cortes distintos, verduras, tofu frito y nori.

Estaba bastante bueno y era muy barato. Además nos sirvió té y verduras para acompañar.


Para terminar, no es un callejón, sino un restaurante que había por la zona de Jongno 3-ga y que encontramos de casualidad, pero servían un plato que teníamos ganas de probar -porque en fotos se veía rico-, así que voy a hablar de él. Se trata de jokbal, que son manos de cerdo cocinadas con salsa de soja y especias. Se puede comer tal cual, o con verduras.
Teníamos pensado ir a un callejón especializado en este plato -sí, hay un callejón para cualquier especialidad coreana que se te ocurra-, pero este restaurante llamado Jogui Hansu pintaba bien y al final lo probamos allí. Pedimos el set de jokbal y bossam.

Se me cae la baba acordándome de lo bueno que estaba.

El set completo.

La sopa con brotes de soja que se ve abajo es de parte de la casa. Era bastante insípida, pero oye, es gratis.
Cuando nos vieron las caras nos quitaron el menú sin fotos que había en la mesa  y nos dieron un menú con fotos, que imagino que era el menú para extranjeros -una ya se acostumbra tras años de experimentar esto en el país en el que vive-. Nos dimos cuenta de que había menos cosas en el menú con fotos y cogí un menú normal de la mesa de al lado -seremos guiris, pero ambos sabemos leer coreano-. Curiosamente, este set de jokbal y bossam solo salía en el menú sin fotos. Lo pedimos y estaba rico rico.

jueves, 17 de mayo de 2018

Shibuya desde el cielo

Hoy pasé por Shibuya, algo que no hago especialmente a menudo, y me encontré con la sorpresa de que el centro comercial 109Men's ya no se llama así, y que ahora se llama Magnet by Shibuya109 -no me gusta el nuevo nombre, parece una marca de colonia-. Al parecer esto es así desde el mes pasado, así que no estoy tan desfasada en temas de actualidad, menos mal.
El caso es que fui a comer a la 7ª planta, y me encontré con que han hecho un observatorio en la 8ª planta desde el que se puede ver el famoso cruce de Shibuya.
Me encantan los sitios altos y los observatorios, así que subí a verlo. Tanto el ascensor como las escaleras mecánicas solo van hasta la 7ª planta, así que tocó subir escaleras -para no variar-.

Se accede desde aquí.

Han hecho una terraza muy maja en la 8ª planta, pero hacía mucho calor como para sentarse allí.

Como podéis ver, no soy la única que no quería morir al soletón.

Aprovecho para saludar y esas cosas.

CaloooOOOooooOOOooor.

Para subir al observatorio, hay una zona para hacer cola y unos tornos para acceder. Para haber abierto esto recientemente no había mucha gente, no.

Obligatorio sonido de grillos de fondo.

A pesar del torno, la entrada -¿subida?- es gratis.

El observatorio no es muy grande, con una zona en la que te puedes subir y te hacen una foto con una cámara que tienen en lo alto del todo en la que se te ve con el cruce debajo, pero decidí que con hacer una foto normal con mi móvil valía. Esta es la vista.