miércoles, 22 de mayo de 2019

Cal en Taipei I

Con lo "cerca" -en realidad tan cerca no está- que nos pilla Taiwán y nunca habíamos ido. Pues a primeros de mayo, después de la Golden Week, que viaja menos gente y bajan los precios de los billetes de avión, decidimos ir por primera vez a Taipei, la capital de Taiwán.

Una vez llegamos y cambiamos dinero, pillamos una EasyCard, la tarjeta IC que se usa allí para el transporte público.

Yo ya no sé vivir sin tarjetas de estas.

Lo primero fue ir al hotel a dejar nuestras cosas para movernos ligeros. Me llevé una sudadera para el avión nada más -que nunca sabes si vas a viajar en una nevera o en un horno- porque según la predicción del tiempo iba a hacer calor todos los días y... acabé usando la sudadera todos los días. Veo que la predicción del tiempo que nunca atina no es algo solo de Japón.

Teníamos un Family Mart al lado del hotel, así que fuimos a explorar a ver qué tiene la versión taiwanesa de este convini. La zona de venta de boniatos asados era súper adorable.

La mascota con su carita feliz y bobalicona es lo mejor.

Tras comer algo cerca y probar el famoso té de tapioca de Taiwán -en mi barrio hay tropecientos mil sitios de té de tapioca, pero es CARO-, fuimos a Ximen, el "Myeongdong" de Taipei -la verdad es que algo se parece-.
Como curiosidad, en Taiwán usan kanjis de chino tradicional, que se parecen más a los japoneses que los de chino simplificado, así que cuando vemos alguno que existe en japonés lo leemos como si fuera japonés, y llamábamos a Ximen "Nishimon" -en chino hay muchísimos más kanji que en japonés, y los que coinciden a menudo se usan con un significado distinto, así que la mayor parte del tiempo no teníamos ni idea de qué ponía en ninguna parte-.
Demos una vuelta por la zona pues.


El souvenir típico de Taipei son los pasteles de piña, que saben como a polvorón con relleno de pasta de piña. Normalmente son rectangulares, pero en Ximen también los venden con forma de pene, y tiene hasta su mascotita pene feliz y todo.

¿Os pensábais que lo decía de coña?

Tras dar una vuelta fuimos a ver la Red House, edificio de ladrillo tras el que se encuentra la zona de ambiente de Taipei.


Dentro había varias tiendas de cosas varias de artistas de la zona, y me acabé llevando dos camisetas monísimas.

Lo mismo no se ve muy bien, pero lo de la izquierda son conejitos.

Con un clima de ahora llueve, ahora no llueve y así sucesivamente a continuación fuimos con mi paraguas en mano al mercado nocturno de Banqiao, llamado Nanya Night Market.



Hay muchos mercados nocturnos como este, pero este no es de los turísticos y nosotros no hablamos chino. No pasa nada, señalando con el dedo y poniendo sonrisa de confusión cuando te hablan en un idioma que no entiendes se va a Roma.
A Kazuki se le ocurrió que donde haya cola tiene que ser bueno, así que hicimos cola en uno y acabamos comiendo esto.


La verdad es que lo de ir a un sitio con cola no fue muy buena idea. Era pollo hervido con sabor como a soja y gengibre, pero la verdad es que no estaba demasiado bueno. Sentimos no acabarnos la comida, señora del puesto.
En el camino de vuelta nos resarcimos comprando bollos de cerdo al vapor que estaban buenísimos.


¡Próximamente más!

martes, 7 de mayo de 2019

Ninja Reppu salva el día

Ayer fue el último día de la Golden Week, un puente que hay en Japón por estas fechas. Aunque suele ser unos 5 días o así, este año fueron 10 por el cambio de emperador y de era -ahora estamos en el año 1 de la era Reiwa-.
Pues como no tenía nada mejor que hacer me fui a hacer ejercicio con la bici un rato, y entonces me encontré con un espectáculo sentai así de casualidad. Además que lo pillé empezando.

Primero salieron los malos. El jefe estaba bastante currado.


Después salió el héroe, Ninja Reppu.


Solo me quedé hasta cuando Ninja Reppu corta al malo con su espada pero el malo aparte de rodar un poco por el suelo sale corriendo como si nada. Me da que con armas ninja poco va a hacer.

Estuvo curioso de ver, muy popular entre niños de 2 años.

sábado, 27 de abril de 2019

Las mascotas de las Olimpiadas del 2020

Cuando salieron en su momento las mascotas candidatas para las Olimpiadas del 2020 en Tokio -que voy a pasar de ir a ver, como he hecho con toda Olimpiada habida y por haber-, recuerdo haber pensado:

-Por favor el Tanuki y el Kitsune, son súper monos, si no los eligen es para matarlos. 

Los de la derecha.

Pues como era de esperar, fue para matarlos, y en su lugar ganaron las mascotas más feas y de nombre más hortera -a ver, no son feas nivel Cobi, pero esperaba más de un país con alto nivel en diseño de mascotas-.
Se ve que no soy la única que lo pensó, porque les he visto más bien poca popularidad, pero el yen es el yen, y hay que intentar vender merchandise. Justamente el otro día pasando por la estación de Shinjuku vi en una estantería de un kiosko que tenían productos de Someity y Miraitowa, las mascotas en cuestión.



El puesto muy popular no era, al menos en ese momento.

lunes, 22 de abril de 2019

Apariciones recientes en TV

Recientemente salí en el programa de Fuji TV "Sakagami dobutsu okoku" como protagonista de una dramatización de la historia de una mujer que ha dedicado su vida a rescatar gatos.
Por si sentís curiosidad, os dejo algunas capturas y la preview del capítulo.





También estoy apareciendo ahora mismo en un anuncio de un parque temático de Yokohama llamado Hakkeijima Sea Paradise.


Este es el anuncio en cuestión:

sábado, 20 de abril de 2019

Wan wan carnival 2019

El fin de semana del 13 y 14 de abril se llevó a cabo en el parque Yoyogi un evento que, si te gustan los perros, es el paraíso. Se trata del "Wan wan carnival 2019". Lo de wan wan es porque así se dice "guau guau" en japonés. Sí, yo tampoco entiendo cómo les suena a "wan wan".


Aunque por el nombre es muy obvio, es un festival para perros donde los dueños pueden participar en todo tipo de eventos y concursos con sus hijos peludos, y venden multitud de cosas para perros, desde comida, ropa, correas, arneses, gafas de sol, comederos automáticos, etc.
Pues aunque la señorita Madness y yo no tenemos perro, fuimos igualmente para tener la oportunidad de rodearnos de y sobar peluditos adorables, que los dueños suelen ser muy majos y les hace ilusión que alabes a su hijo peludo.
He aquí algunos de los que vimos:


El de la izquierda se intentó comer mi pelo. Le perdono porque es adorable.

Por favor, ¡¡por favor!!


No solo había perros, también nos encontramos con este pajarito adorable.

No intentando ocultar mi felicidad.

No hice fotos del gato con correa y cara de odio infinito ni del zorro que había, pero sí de dos perros lobo que si no me dicen que son híbridos hubiera pensado que eran lobos.

Adorables también.

martes, 9 de abril de 2019

Hanami 2019

Aunque este año no he hecho hanami propiamente dicho, sí que he visto y paseado entre los cerezos en flor en multitud de ocasiones. Hoy toca enseñar lo bonitas que vuelven a estar las flores por estas fechas aunque duren poco.

Empecemos por el parque Yoyogi. No solo estaba lleno de cerezos en flor, sino también de gente a pesar de ser entre semana a mediodía.



Sigamos con un pueblo perdido en Chiba llamado Noda. La foto la hice de lejos, pero vamos, que todos los árboles que se ven son cerezos.


A continuación Nishi-kouen, el parque de al lado de la estación de Kawaguchi.


¿Qué más, qué más? Seguimos con el cementerio Yanaka, un cementerio enorme cerca de la estación de Nippori. Había un Teru teru bouzu para que hiciera buen tiempo, y se ve que funcionó.




Para acabar, el cerezo llorón del templo Tennoji, también en Nippori.


domingo, 24 de marzo de 2019

Cuidado con los cuervos

Creo que ya he comentado antes que en Japón no hay contenedores de basura en la calle. Aunque en mi edificio tenemos una sala habilitada en la planta baja para depositar la basura, en los edificios menos afortunados que no tienen -y que son mayoría- hay que sacar la basura el día de la semana designado por la mañana temprano, y dejar las bolsas bajo una red en la calle. La red es un intento más bien inútil de evitar que los cuervos esos hiperdesarrollados que hay por aquí abran las bolsas a picotazos y se pongan las botas.

En un edificio de mi barrio tienen este cartel para recordar a la gente que vive allí que el primero o primera en sacar la basura ponga la red.


El cartel me hizo gracia porque, para dar dramatismo, usan una foto de un cuervo con cara de perdonarte la vida.

Parece que está pensando: "Ilusos humanos, creen que una simple red me va a detener".

lunes, 18 de marzo de 2019

Aprendiendo a hacer dorayaki

Hace unos días participé en una clase de cocina grupal en Ueno en la que enseñaban a hacer el plato favorito de Doraemon. Sí, aprendí a hacer dorayaki.

Esto requiere concentración.

En realidad ya tenían la mezcla para hacer la masa y el anko preparados de antemano, pero bueno, la lección era gratis, tampoco esperaba que nos enseñaran en profundidad.
Para ser la primera vez yo creo que la masa me quedó muy redondita y pareja.

Obra de arte culinaria.

Una vez hicimos la masa y la llenamos del anko que ya tenían preparado, nos sirvieron unos vasitos de té verde y pudimos comernos nuestro dorayaki. La verdad es que recién hecho está bastante bueno -si es que ya has logrado habituarte al sabor del anko-.

El resultado.