jueves, 17 de mayo de 2018

Shibuya desde el cielo

Hoy pasé por Shibuya, algo que no hago especialmente a menudo, y me encontré con la sorpresa de que el centro comercial 109Men's ya no se llama así, y que ahora se llama Magnet by Shibuya109 -no me gusta el nuevo nombre, parece una marca de colonia-. Al parecer esto es así desde el mes pasado, así que no estoy tan desfasada en temas de actualidad, menos mal.
El caso es que fui a comer a la 7ª planta, y me encontré con que han hecho un observatorio en la 8ª planta desde el que se puede ver el famoso cruce de Shibuya.
Me encantan los sitios altos y los observatorios, así que subí a verlo. Tanto el ascensor como las escaleras mecánicas solo van hasta la 7ª planta, así que tocó subir escaleras -para no variar-.

Se accede desde aquí.

Han hecho una terraza muy maja en la 8ª planta, pero hacía mucho calor como para sentarse allí.

Como podéis ver, no soy la única que no quería morir al soletón.

Aprovecho para saludar y esas cosas.

CaloooOOOooooOOOooor.

Para subir al observatorio, hay una zona para hacer cola y unos tornos para acceder. Para haber abierto esto recientemente no había mucha gente, no.

Obligatorio sonido de grillos de fondo.

A pesar del torno, la entrada -¿subida?- es gratis.

El observatorio no es muy grande, con una zona en la que te puedes subir y te hacen una foto con una cámara que tienen en lo alto del todo en la que se te ve con el cruce debajo, pero decidí que con hacer una foto normal con mi móvil valía. Esta es la vista.

miércoles, 16 de mayo de 2018

Intentando que mis plantas no mueran

El invierno mató a mis plantas de pimientos de padrón, lo cual es una pena, porque daban bastante fruto y los pimientos estaban buenos. Tras intentar revivirlas en primavera y fallar -aunque a cambio salieron setas en la maceta... Un misterio-, decidí volver a plantar, ya que todavía tenía semillas.
Salieron brotes y ahora están súper verdes y bonitos, ¡bieeen! Pero la próxima vez que me vaya de vacaciones y no pueda regar las plantas me encuentro con el problema de que se vuelvan a morir... Así que estuve investigando en internet si había algún modo de riego automático casero que pudiera hacer para evitar esto, y probé varios de los métodos que fui encontrando por Youtube, fallando en varios de ellos...

Hasta que encontré uno que me ha funcionado -en el segundo intento, pero ya funciona-.

¡Tatachán!

El método que por fín logré replicar con éxito fue el del cordón que conecta la tierra con una botella de agua. Estoy usando una botella de 2 litros, que para unos 4 días o así por maceta debería servir.
La idea es que el cordón absorba agua y la transporte hasta la tierra, pero no vale cualquier cordón. En mi primer intento con un cordón un poco grueso -no se de qué material era- el cordón flotaba y no absorbía agua, así que mi segundo intento fue con cordones de zapatillas, y ese sí que funcionó bien.

Botella de té verde 140 yenes. Cordones de zapatilla 108 yenes.

Por si os interesa probarlo, como en mi terraza pega bastante el viento tengo la botella sujeta entre dos macetas, y en la punta del cordón enterrada en la tierra he hecho un nudo para que se enganche mejor. El tapón es para sujetar los cordones -como es una maceta alargada decidí probar a poner dos-.


De momento lleva 2 días y medio y la tierra sigue chupando agua. Creo que voy a usar este método para el invierno también, que con el frío duele salir a la terraza.

sábado, 12 de mayo de 2018

¿Ramen súper picante?

El cup ramen favorito de Kazuki es el que hace la cadena de restaurantes de ramen Mouko Tanmen Nakamoto -acortemos a Nakamoto-. Este cup ramen lo venden en el supermercado de mi barrio, y es muy picante. A mí me gusta, pero es demasiado picante para mi sistema digestivo, así que no lo como demasiado a menudo.
Un día con ganas de ramen decidimos a ir al restaurante que hace este idem, a probar este plato súper picante recién preparado. Fuimos a la sucursal de Omiya.

El señor de la foto imagino que es el tal Nakamoto.

Está en un 2º piso japonés -lo que viene a ser un 1º en España-, subiendo unas escaleras. Cuando llegamos había bastante cola para entrar, así que hice la foto a la salida.


Como el ramen instantáneo es muy pero que muy picante, yo decidí probar el nivel 3 de picante y Kazuki el 5 -el nivel más alto es el 10-.
Este es mi plato.

El cerdo y el huevo los pedí aparte, no vienen originalmente.

Olía a sopa de miso y verduritas, pero siendo nivel 3 de picante esperaba picor y esas cosas. Para mi decepción sabía a sopa de miso y verduritas, así tal cual, sin picar en absoluto. Pensaba que sería del tipo que empieza a notarse el picor tras comer un rato, pero no.
Kazuki también se quejaba de que su ramen no picaba en absoluto. Lo probé y efectivamente, tenía un ligeeeeero picorcillo, pero muy ligero.

Como veredicto, fue una decepción tremenda. Si intentamos la revancha iremos al nivel 10 directamente.

domingo, 6 de mayo de 2018

Egoblog edición "los dos días de primavera del año"

Igual que apenas hubo otoño el año pasado, apenas ha habido primavera este año. De hecho he empezado a ir en manga corta y tirantes desde finales de abril, miedo me da el verano.
Dejemos una de mis aficiones favoritas de lado, quejarme del clima, para hacer un egoblog edición primaveral.

Empecemos por abril. Ese día hacía fresquito, así que aproveché para llevar gorro. Este fue el look para ir a una fiesta llamada Katzenhöhle by Midnight Mess.


La siguiente también es de abril. No me acuerdo de a donde fui ese día, pero aproveché para ponerme la chupa vaquera esa que casi nunca tengo oportunidad de llevar.


La última es de mayo, cuando fui a Harajuku hace un par de días con la señorita Madness. Ese día intenté hacerme algo en el pelo que me permitiera ir mona a pesar del viento.

Por la noche hizo fresquete.

jueves, 26 de abril de 2018

Mochi de Kirby

Hoy volvía a casa andando como buenamente podía mientras mi útero me intentaba matar de dolor, así que me metí en el Lawson que pilla de camino a comprar algo dulce a ver si así mi cerebro se concentraba un poco en otra cosa. Entonces, en la zona de los postres, apareció esto.

¿"Kirby mascota comestible"?

¿¡Por favor qué es esta monadaaaaaaaaaaaa!?

 ¡Mochi de Kirby! Creo que mi voz mental al verlo fue algo así como "¡Iiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiih!".
Ejem.
Pues eso, se trata de mochi relleno de crema pastelera en el caso de Kirby y de chocolate en el caso del tomate que te rellena vida.

Es demasido mono para comérselo, pero no me gasto 280 yenes para dejar que se pudra y necesitaba que me rellenaran la vida, así que me los comí.


Saben bastante normalitos, la verdad. Al menos son monos.

martes, 24 de abril de 2018

Aquella vez que trabajé de modelo de pelucas

Este año la empresa Aderans, que se dedica a fabricar pelucas y productos para la salud capilar, celebra su 50 aniversario, así que hicieron en Tokio varios eventos para celebrarlo, entre ellos un concurso de estilismo de pelucas en el que participaban empleados de varios países, y en el que servidora trabajó como modelo.

El evento fue el día 16 de este mismo mes, pero el día anterior estuvimos de ensayo, prueba de maquillaje, ropa y pelucas. Ahí dándolo todo.

Ensayo del desfile, con mi pelo natural.

El día de verdad sí que tocó llevar peluca. Mi estilista peluquera era del equipo japonés, que a pesar de todo su esfuerzo durante la hora que les dieron para cortar y peinar no resultó ganadora. No pasa nada, participar es lo importante.
Por cierto, este es el look completo con peluca ya arreglada y lista para llevar.

Intento fallido de difuminar el fondo sin que quede raro.

jueves, 12 de abril de 2018

La primavera... ¿El viento altera?

Algo característico de la primavera por estos lares, aparte del polen en cantidades industriales amargando la vida a quienes tenemos alergia -menos mal que existen las medicinas-, es el viento muy pero que MUY fuerte. No es todos los días, pero sí que hay bastantes días muy ventosos en primavera, y a veces casi no puedes ni andar.
En esta ocasión he hecho un gif animado para ilustrar lo que acabo de comentar.

Segundos antes de que uno de mis auriculares saliera volando.