domingo, 15 de enero de 2017

Récord de temperatura mínima en casa

Ayer tanto Kazuki como yo estuvimos fuera de casa todo el día por curro -sí, en sábado, tenemos horarios raros-, y fue un día especialmente frío, así que me imaginaba que al llegar por la noche el interior de mi casa iba a ser una nevera, como siempre en invierno. No solo estaba en lo cierto, sino que alcanzó un récord de temperatura mínima. 8 grados, señoras y señores.

¡Tatacháaaan!

lunes, 9 de enero de 2017

Moff animal cafe

¿Recordáis cuando fui a Moff animal world? Pues resulta que tiene dos sucursales más bajo el nombre de Moff animal cafe. Una se encuentra en Tsukuba y la otra, que abrió el mes pasado, en Makuhari -ambas en la prefectura de Chiba-.
Moff animal world nos gustó mucho, así que decidimos visitar también el Moff animal cafe de Makuhari, que está más cerca y el tren hasta allí sale más barato.

Se encuentra en el Aeon Mall de Makuhari-shintoshin, y aunque fuimos entre semana estaba lleno de gente. La entrada para personas de edad mayor a estudiantes de primaria es de 1000 yenes -sin límite de tiempo-, y pagando un extra de 200 yenes hay disponible barra libre de bebidas no alcohólicas.

Entremos pues.

Hay una zona dedicada a pájaros pequeños, una dedicada a animales pequeños -erizos, pollitos, cobayas, etc.-, una dedicada a reptiles, y al fondo del todo la zona de los búhos.

Algunos búhos se encuentran descansando, con un cartelito que lo indica. Puedes pedir que te dejen sujetar uno de los que se encuentran "trabajando", así que cogí al más grande.

Ocultemos mi falta de fotogenia.


Al lado tenemos a la iguana pachona.


Se ve que la tortuga enooorme que había en Moff animal world se ha mudado aquí.


La zona de los pajaritos se encontraba separada por una red que llegaba hasta el techo. Uno de los pajaritos se había salido fuera igualmente, aunque no parecía tener intención de ir a ninguna parte.
Mirad las monadas que se nos posaron en las manos.

La mano de Kazuki a la izquierda y la mía a la derecha. 

Estuvo muy bien, pero una vez más tuvimos que luchar contra las ganas de secuestrar animalitos monos.

Toca volver a casa.

domingo, 8 de enero de 2017

2017, el año que no compré ninguna fukubukuro

Este año la señorita Madness y yo fuimos a Harajuku a primeros de año a ver qué tal andaba esta vez el tema de las bolsas de la suerte llamadas fukubukuro. Desgraciadamente no llegamos a ver nada que nos llamara suficientemente la atención -aunque estuvo cerca con las de Funassyi que tenían en Kiddy Land, pero al final decidimos que mejor no-.

Omotesando ese día.

Aún así, ese día no nos fuimos con las manos totalmente vacías. Encontramos un par de cositas interesantes que nos hacían falta.
Y por cierto, este fue mi look del día.

miércoles, 4 de enero de 2017

Kobaton daruma

Aunque ya estamos a día 4, ¡Feliz año nuevo!

Como todos los años, este pretendía tomar las uvas en nochevieja -normalmente con un vídeo de las campanadas de Ramón García del año pasado, por eso de la diferencia horaria-. Como no es una tradición que se haga en Japón, encontrar uvas no es tarea fácil -y cuando no encuentro hemos usado panchitos-, pero resultó que vendían en el supermercado de un centro comercial que hay no muy lejos de mi casa.
Ya con mi cargamento de uvas, me dirigía de vuelta al aparcamiento de bicis. Entonces me crucé de casualidad con la zona donde vendían darumas, y apareció uno que no era como los demás.

Un Kobaton versión daruma.

La mascota de Saitama se mete en todo tipo de fregados.

jueves, 29 de diciembre de 2016

Haciendo mi propia bolsa de tiza

Cuando empecé a hacer bouldering este año no pensé que me engancharía y que a día de hoy seguiría.
Pensé en adquirir una bolsa de tiza -que a la larga pagar por tiza cada vez que voy a escalar no renta-, pero viendo los precios que tienen, decidí mejor intentar hacer una. Me puse manos a la obra, y ya la llevo usando meses.

Esta es mi obra maestra, hecha con tela vaquera por fuera para que se mantenga de pie y con fieltro por dentro -lo corté de una manta de fieltro que no usaba, no es del de manualidades- para que la tiza se adhiera.



Este es el aspecto que tiene hoy en día, tras unos meses de uso.


Para usar indoor está bastante bien y me está durando de momento.

martes, 27 de diciembre de 2016

Apariciones varias en TV del 2016

La verdad es que este año he salido más veces en TV de las que he mencionado en el blog, así que he decidido hablar de esas pequeñas apariciones antes de que se acabe el 2016.
Vamos por orden cronológico.

En abril salí en un programa llamado "Sekai wo kaeta dame ijin", en el que hablaban del lado inesperado de varios personajes históricos famosos. Hago el papel de la hermana de Dalí.


En junio salí dos veces en un programa llamado "Zenryokuzaka". Se trata de un programa de 2 minutos que echan por la noche varios días a la semana, y consiste en gente corriendo cuesta arriba en cuestas varias de Tokio. Yo no suelo correr y me había lesionado el cuádriceps -me recuperé del todo unos días después-, así que si veis el vídeo, sí, corro despacio pero hice lo que pude.

Era un especial fútbol.

En julio salí en un programa que va sobre las dificultades de mujeres japonesas casadas con extranjeros y viviendo fuera de Japón llamado "Sekai no nihonjin tsuma ha mita". Yo salgo en un par de escenas de la dramatización de la historia de una mujer japonesa viviendo en Italia.

Al fondo a la izquierda.

Aquí no se me ve la cara, pero lo mismo me reconocéis el pelo.

En septiembre salí medio segundo en un anuncio de trajes de la marca AOYAMA en el que sale el grupo Exile The Second -también trabajé en un videoclip de este mismo grupo este año, pero no se me llega a ver-.

Detrás del segundo empezando por la izquierda.

Y para acabar, un anuncio de la marca Maquillage -que hace, efectivamente, maquillaje-. Salgo paseando de fondo.


A la derecha del todo sujetando una maleta azul.

Y ya está. Trabajé en más cosas en las que se me ve de espaldas o no se me ve, así que eso no lo subo. El año que viene, más.

domingo, 25 de diciembre de 2016

Iluminación festiva en Omotesando Hills

Estuve recientemente por Omotesando -porque tenía que ir al endocrino, no por placer-, y aproveché para pasar por Omotesando Hills, ya que estaba, a ver qué tipo de iluminación habían puesto este año.
Este es el aspecto que tiene.


Si bajas hasta abajo del todo, en la base de las escaleras hay una pantalla y una especie de varita mágica.

Sí, el palo de la derecha es una varita. Echadle imaginación, leñe.

Si agitas la varita, la iluminación cambia.


He de reconocer que esperaba más, pero era bonito igualmente.