lunes, 18 de marzo de 2019

Aprendiendo a hacer dorayaki

Hace unos días participé en una clase de cocina grupal en Ueno en la que enseñaban a hacer el plato favorito de Doraemon. Sí, aprendí a hacer dorayaki.

Esto requiere concentración.

En realidad ya tenían la mezcla para hacer la masa y el anko preparados de antemano, pero bueno, la lección era gratis, tampoco esperaba que nos enseñaran en profundidad.
Para ser la primera vez yo creo que la masa me quedó muy redondita y pareja.

Obra de arte culinaria.

Una vez hicimos la masa y la llenamos del anko que ya tenían preparado, nos sirvieron unos vasitos de té verde y pudimos comernos nuestro dorayaki. La verdad es que recién hecho está bastante bueno -si es que ya has logrado habituarte al sabor del anko-.

El resultado.

miércoles, 6 de marzo de 2019

Fallo de san Chocolate y la revancha

Por san Chocolate, digo... san Valentín, este año intenté hacer una tarta de queso y matcha, pero se me ocurrió usar una receta en la que uno de los ingredientes son láminas de gelatina, las que no había usado nunca -siempre uso en polvo-. La tarta rica quedó, pero las láminas se endurecían en pegotes enseguida, las volvía a derretir y volvía a pasar... y en contacto con la mezcla de la tarta por mucho que intenté mezclarlo todo bien acabé con una especie de mousse de queso y matcha con tropezones de gelatina.

*suspiro*

En fin, este es el resultado.

Nos la estuvimos comiendo directamente del molde con cuchara. Lo de abajo son galletas.

De vez en cuando tenías que escupir un tropezón de gelatina dura, pero por lo demás estaba buena.

*doble suspiro*

Por eso -y porque me gusta comer dulces, para qué nos vamos a engañar-, decidí tomarme la revancha, y poco después intenté hacer flanes de chocolate.
Este es el resultado.



La verdad es que quedaron bastante bien. Es la primera vez que intento hacer flanes de cero, sin comprar mezcla en el súper.

Y ya que estaba, me tomé la revancha por segunda vez -no por golosería... bueno, sí-. Esta vez hice las magdalenas de chocolate con frambuesas y bombones que hice recientemente, pero sustituyendo las frambuesas por nueces. Quedaron súper buenas, voy a tener que hacer más.
Este es el aspecto que tienen.



Pero no os penséis que me alimento de dulces, soy una persona que come bastante verdura también. Eso sí, el postre es importante.

miércoles, 27 de febrero de 2019

Pues los eventos de pachinko van a molar y todo

El fin de semana pasado tuvo lugar en Akihabara un evento de pachinko llamado "Minna no pachinko fesu" -se escribe みんなのパチンコフェス-. Aunque yo no soy aficionada al pachinko, el segundo día del evento había concierto de Nobuaki Kakuda, del que tanto la señorita Madness como yo somos fans, así que por supuesto que fuimos.
El acceso era gratuito, pero había que conseguir entrada para la zona del escenario por eso de que era dentro y el espacio era limitado, así que tuvimos que estar ahí tempranito por la mañana para conseguir nuestras entradas. Hacía bastante frío, pero en la cola repartían kairos, que nos mantuvieron las manos calentitas.

Parte de la cola. El resto seguía por detrás del edificio.

Podías elegir entrada para una de las franjas de tiempo en las que había actuaciones. El concierto que nos interesaba era tanto a las 10:00 como a las 16:00, así que decidimos que ya que todavía quedaban entradas y nos habíamos pegado el madrugón, que íbamos al de las 10.
Junto con nuestras entradas nos dieron un pase para colgarnos del cuello y unas bolsas del evento con un paquete de clinex, panfletos y un kairo de regalo. Estas bolsas fueron muy útiles, porque luego nos llevamos bastantes regalos en las diferentes plantas del edificio -ya que vamos hay que aprovechar-.


Hicimos cola -deporte nacional japonés- de nuevo, esta vez para entrar a la zona del escenario. Habían puesto bancos para sentarse, que quieras que no se agradece, por eso de ir cargadas.
El concierto fue una sola canción, ya que después de eso se ve que tenían planeado presentar a mogollón de famosos del mundo del pachinko y hacer una especie de show hablando del tema, así que decidimos que pasábamos del show, que ya habíamos visto lo que veníamos a ver y que nos íbamos a dar una vueltecita por el evento.
En ese momento no nos imaginábamos lo que iba a pasar a continuación...

Nos dirigíamos a una de las salidas del edificio -tiene varias- y vimos que Yakudo, el grupo de baile que acompaña a Kakuda en los conciertos, se dirigían en nuestra dirección y unas señoras les pararon súper emocionadas para hacerse fotos juntos. No fue solo por ellos por lo que las señoras estaban emocionadas, sino porque el mismísimo Nobuaki Kakuda se encontraba allí.
Yo me bloqueo en estas situaciones, pero la señorita Madness reacciona rápido, así que una vez que se hicieron la foto le volvió a parar, le dimos un apretón de manos -contundente- y nos hicimos una foto juntos también.

Si buscas "felicidad" en el diccionario sale esta foto.

Tras esto y con un subidón tremendo -como para no tenerlo- nos fuimos a la planta de abajo, donde se pueden probar máquinas de pachinko varias gratis. Como era prontito no había mucha cola, y estuvimos probando una de Madoka Magica y aprendiendo cómo funciona el juego de las bolitas. Al acabar y salir de la sala de pachinko nos regalaron cositas varias, y decidimos ir a la planta que nos faltaba.
Allí si te hacías una foto con quien creo que era un youtuber -no sigo a youtubers, la verdad- y la subías a alguna red social podías elegir un regalo de entre merchandise vario de cosas de pachinko, así que lo hicimos.

La foto en cuestión.

Elegimos vasos metálicos anti volcado de Hana no Keiji, que era lo que más molaba.
Estos son todos los regalos que me llevé ese día, por cierto.


Lo mejor fue el vaso metálico anti volcado de Hana no Keiji y la mini toalla de tigre, también de Hana no Keiji.


Tras una mañana completa nos fuimos a comer a un buffet libre de thai suki, ya para hacerlo un día redondo del todo.

Rico rico.

martes, 19 de febrero de 2019

Exposición de maquetas de BANDAI

Hace unos días estuve en una exposición de BANDAI para su nueva marca FUNPORTER, que tuvo lugar en la galería AaMo, al lado del Tokyo Dome. El evento se llama  "つくるのホントをしってるかい?展" -se lee "Tsukuru no honto wo shitterukai? Ten", que se podría traducir como "¿Conoces la verdad de construir? Exposición".

Empecemos por el look del día.


 Bajo el cielo azul me dirigí al lugar de la exposición.


Me tocó hacer algo de cola para entrar. Qué le vamos a hacer, Tokyo Dome city en fin de semana está plagado de familias con niños pequeños, y esto de ir a ver maquetas se ve que les atrae. A mí no me llama especialmente, pero como trabajé de modelo para el catálogo de la exposición sentí curiosidad y fui a verla. Aquí me tenéis en el susodicho catálogo.


Bueno, vamos adentro.
Tras ver el vídeo de presentación, pasas a una sala donde tienes cosas "desmontadas" que no son maquetas, para ir entrando en el tema.


En la siguiente sala había cosas de lo más curiosas, como el kit para montar tu propio tamagotchi.


También tenían una cinta giratoria con una maqueta de Arale en su proceso de montaje, cada una con una pieza más.

El resultado final.

Antes de pasar a la última sala, que para no variar, era una tienda, te regalaban pequeñas maquetas de una cabeza de Gundam. A ver si monto la mía.


Estuvo interesante.

lunes, 11 de febrero de 2019

Totoro Totorooo

El otro día estuve dando una vuelta por Ikebukuro con la señorita Madness, y fuimos al centro comercial Sunshine City, a donde hacía muchísimo que no iba.
Por cierto, este es el look del día. Hacía mucho frío, así que casi muero intentando hacerme fotos.

Hala, vuelvo a ponerme el abrigo.

Además de multitud de stands vendiendo chocolate porque se acerca San Valentín, que aquí es una fiesta comercial de vender chocolate todo lo que se pueda, vimos  algunas cosas monas, como esta furgoneta de Cinnamoroll.


Como estaba cubierta de peluche pensamos que sería suavecita de tocar. Os ahorro el intentarlo, tenía tacto muy raro y poco agradable -como una sudadera de borreguito sucia y abandonada durante meses-.

También pasamos por la tienda de Ghibli, y la decoración estaba algo diferente de como la recordaba. Me llamó mucho la atención la hilera de Totoros cada uno con una expresión ligeramente diferente e igualmente adorable.



lunes, 4 de febrero de 2019

Patatas fritas sabor chorizo

El frío hace que no me apetezca mucho ir al Gyomu super, supermercado bastante barato y con productos de importación que no encuentro en otras tiendas, en bicicleta, pero de vez en cuando toca ir, así que recientemente fui a comprar algunas cositas que me hacían falta.
A menudo van cambiando los productos de importación, y en mi última visita apareció esto.

Imaginadme en un supermercado sujetando esto partiéndome de risa.

No eran muy caras, unos 160 yenes o así creo recordar, así que compré una bolsa. Vamos a probarlas.


Al abrir la bolsa ya te sale olor a chorizo del de verdad, y al probarlas... Sí, definitivamente saben a chorizo. Interesante experiencia, están ricas.

miércoles, 30 de enero de 2019

Magdalenas de chocolate y frambuesa

Hacía siglos que no hacía magdalenas, y tenía frambuesas en el congelador que sobraron de cuando hice la tarta de Nochevieja. Me puse a buscar recetas en internet -suelo mirar en canales japoneses de YouTube para asegurarme de que los ingredientes los pueda encontrar fácilmente-. Encontré una receta que pintaba bien y este fue el resultado.

Una kk de vaca.

Algo salió mal, y la masa resultó demasiado líquida, hundiéndose las frambuesas al fondo y estando la masa algo gomosilla.

Rendirse no es algo que se encuentre en mi vocabulario, así que volví a buscar recetas, y esta vez encontré otra que prometía más. Si la queréis intentar, este es el enlace. Como no me gusta el chocolate blanco -puaj-, lo sustituí por chocolate con leche. Además mis moldes son más grandes, así que tuve que hornear unos 10 minutillos más para compensar -el truco de pinchar con un palillo hasta que sale limpio-. Como último detalle, si no tenéis harina de almendras -o decidís no comprarla al ver el precio en el súper como le pasó a servidora- se puede sustituir por harina de repostería.

Este fue el resultado.

De aspecto infinitamente mejor.

Probemos a darles un bocado.

Ñam ñam. Está buenísima.

Recomiendo calentarlas unos 15 o 20 segundos en el microondas si no las coméis recién hechas, para que la chocolatina se derrita un poco. Sin calentar están ricas también.

sábado, 19 de enero de 2019

Primera entrada del 2019

Como he pasado el final del 2018 y el inicio del 2019 enferma, y cuando empezaba a recuperarme voy y me resfrío por primera vez en más de un año -no me resfrié ni una sola vez en 2018. Creo que es el primer año de mi vida que los virus no logran atacarme lo suficiente-, no he tenido mucho que contar.
Pues hoy toca la primera entrada del año, en la que toca un brevísimo resumen de estas últimas semanas -saltándome bastantes cosas porque apenas he hecho fotos estos días-.

Empecemos con la Nochevieja. Todos los años Kazuki prepara una gran cena y yo preparo una tarta de postre, pero este año apenas podía comer. Aún así hice tarta igualmente, siguiendo una receta que por mucho que tu sistema digestivo esté intentando matarte es bastante fácil de comer. Se trata de tarta de queso, yogur y frambuesa. No es que tuviera un aspecto muy profesional, pero estaba rica rica. A Kazuki le encantó.

Kazuki haciendo de porta-tartas.

A primeros de año, con poca energía, tenía pensado ir al súper con la bicicleta, para no tener que llevar peso a pulso, y me encontré con las 2 ruedas de la bici totalmente deshinchadas. Esto me olió a vandalismo, pues 4 días antes había ido al rocódromo en bici y las ruedas estaban perfectas a la vuelta.
Mis sospechas fueron confirmadas unos días después cuando apareció un cartel en la entrada de mi edificio indicando que alguien se había quejado de que le habían pinchado las ruedas de la bici -no solo fue la mía-, y que avisáramos si veíamos al o la responsable y tal.
Eso me llevó a mi primera visita del año al sitio de reparación de bicis más cercano para arreglar las ruedas, donde me confirmaron que eso me lo habían hecho, porque el pinchazo estaba en los laterales. Ni puta gracia.

Con la bici ya bien, pude hacer mi primera visita del año al rocódromo. ¡Bieeen!

La mascarilla se agradece cuando el aire está muy seco y te duele la garganta.

Espero que hayáis empezado el año mejor que yo.