domingo, 27 de enero de 2013

El silencio

Esta mañana me despertó la alarma del móvil. Tras el rato que me costó salir del futón me levanté y me fui a poner la calefacción, encender el portátil, tomarme la medicina, regar las plantas... lo típico de por las mañanas. Aún así había algo raro, pero no lograba averiguar el qué.
De hecho, no me di cuenta hasta que ya me encontraba abriendo el cepo de la bici, dispuesta a dirigirme a la estación. Había mucho silencio. Ni un solo coche con megáfonos clamando a los cuatro vientos el nombre del politicucho de turno.

Hoy han sido las elecciones en Toda por fín. Se acabó la pesadilla política... De momento.

2 comentarios:

  1. Pues qué agusto te debes de haber quedado xDD. Es como cuando un vecino termina la obra que estaba haciendo en casa, todo el bloque se queda aliviado xD.

    Firia

    ResponderEliminar