lunes, 4 de marzo de 2013

Otras formas de comer natto

Años ha comenté en este blog mi primera -y la que creía última- experiencia con el natto, ese alimento que tiene pinta de estar caducado, huele a caducado y sabe a caducado. El natto no te deja indiferente, o te encanta -os sorprendería la cantidad de gente, no solo japonesa, a la que le encanta- o lo odias. Bueno, luego está Kazuki, que no le apasiona pero si se lo tiene que comer puede hacerlo sin problemas.
Como en general la segunda cosa que me suele preguntar el 90% de japoneses -la primera es la edad, mi tema de conversación favorito- es si puedo comer natto, he tenido varias conversaciones con japoneses a los que tampoco les acababa de agradar sobre cómo esconder el sabor y hacerlo comestible.
Pues un día -hace unos meses, una que se deja fotos sin sacar de la cámara y se le va olvidando...- comiendo sushi se me ocurrió probar el natto maki -rollito de natto-. Pensé que lo mismo entre el arroz, el nori y rebozándolo en salsa de soja hasta que hubiera más soja que arroz podría ser comestible.

El interfecto.

Y... los primeros segundos dentro de mi boca no fueron tan mal. Básicamente solo sabía a salsa de soja. Entonces ocurrió lo que no tenía que ocurrir, se acabó el sabor de la salsa de soja y empezó el del natto. Respecto a cómo se logra hacer que algo tenga un sabor tan atroz, mi teoría es que dejan judías al sol durante varios meses sobre una pila de estiércol hasta que les sale la babilla característica, y entonces ya lo empaquetan y lo venden a los comercios de todo el archipiélago. Lo mismo por eso es tan barato.

2 comentarios:

  1. Yo creo que soy mas como Kazuki, si me lo tengo que comer lo como xDD

    Pero la verdad es que en seguida me empalaga y me cansa xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya es un logro XD
      Yo he decidido que nunca más...

      Eliminar