jueves, 27 de junio de 2013

Escaleras

Aunque finalmente me he acostumbrado, probablemente me lleve quejando desde la privera vez que pisé tierras niponas del exceso de escaleras -y en bastantes ocasiones la ausencia de alternativas- por todas partes. Digamos que Tokio y alrededores es una pesadilla de barreras arquitectónicas que me hacen vivir con pavor de romperme una pierna un día o que me pase cualquier cosa que me impida subir escalones con facilidad.
Cuando iba a la escuela de japonés, al estar en Shibuya -no en la parte turística, en la otra-, que hay mucho tráfico, para cruzar la calle no había más remedio que pasar por un puente. Ni semáforo ni nada, escalera arriba y escalera abajo. Ni rampa ni ascensor, escalones. Una vez tuve un accidente en el tren -no se si comenté cuando el tren dio un frenazo y una marea humana me cayó encima en pleno efecto dominó- que me dejó cojeando un par de días, y lo pasé mal ya no solo por las escaleras, sino porque la ida era toda cuesta arriba.
Al igual que Madrid, que está llena de gente que viene de otras partes de España -y de más allá-, Tokio está lleno de gente que viene de otras partes de Japón -aunque hay menos gente de más allá, proporcionalmente hablando-. Comentando el tema de las escaleras con japoneses y japonesas que vienen de otras regiones, descubrí algo curioso. Esto parece ser algo bastante menos común lejos de Tokio y las prefecturas de los alrededores.
¿Y por qué me pongo a hablar de esto? Porque aunque yo ya estoy acostumbradísima a subir y bajar escaleras a diario, estuve guiando a un grupo de estudiantes de secundaria -cosas de trabajo- de excursión por Tokio -venían de la prefectura de Aichi-, y casi se me mueren haciendo trasbordo por el mismo tema que estoy comentando. Me resultó curioso estar subiendo escaleras tan tranquila siendo una persona adulta mientras que niños de 13 años a mi lado estaban sin aliento al llegar arriba del todo.

Intentando acabar la entrada en tono positivo: Amantes del ejercicio, Tokio os va a gustar.

4 comentarios:

  1. Al menos estás en forma pero qué pesadilla xDD.

    Firia

    ResponderEliminar
  2. Lo malo fue hasta que me puse en forma ^^U

    ResponderEliminar
  3. Es de coña pero a veces el tema también ha salido en el curro con los clientes que no son de Tokio.

    Flipan y yo aun muero xDD

    ResponderEliminar
  4. Tokio se diseñó como una gymkana, es la única explicación XD

    ResponderEliminar