sábado, 10 de octubre de 2015

El fin de una tradición

Desde que vivo en Japón he tenido cada año una agenda de Kapibara-san, a quien afectuosamente llamo "Patatita", pero este año, buscando una agenda para el año que viene, me tuve que debatir entre seguir la tradición o comprar una diferente. Esto se debe a que los personajes llamados Sumikko gurashi, que poco a poco van ganando popularidad, me tienen enamorada, y la agenda de ellos de este año era tan mona que cedí a la tentación.
Un cambio de vez en cuando no viene mal.


De tamaño es igual que la del año pasado, y al igual que las agendas de Patatita, la semana empieza en lunes -gran parte de las agendas japonesas empiezan la semana en domingo a pesar de que la semana japonesa empieza en lunes. Es por dar por saco, imagino-.
Por dentro también tiene el mismo formato al que estoy acostumbrada. La diferencia son los dibujos monines de Sumikko gurashi.


Son demasiado monos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario