domingo, 19 de junio de 2016

Jardinería

Recientemente ganamos un poco de espacio en la terraza, y decidí que me apetecía plantar vegetales, ya que estaba. Ya teníamos macetas de por sí, aunque eran todas de Kazuki, y ya que estábamos fuimos los dos a ver qué podíamos plantar nuevo.
Para ello cogimos las bicis y fuimos a un home center, que es como llaman por aquí a las tiendas de cosas de bricolaje, jardinería, etc.. Por cierto, si alguna vez os mudáis a Japón y necesitáis una barra para tender la ropa, las venden en este tipo de tiendas.

Tras andar mirando semillas, tierra, maceteros, etc, yo decidí que iba a probar a plantar pimientos amarillos y rojos, que en el supermercado suelen tener precios prohibitivos. Además, tras mi viaje a Vietnam y ver por primera vez una planta de cacahuetes, me hicieron gracia, así que decidí que en otra maceta iban a ir cacahuetes. También compré semillas de fresas.

Kazuki por su parte compró semillas de flores, cilantro y creo que lo otro eran guindillas.

Hala, ¡A plantar cosas!

A esa hora le daba la sombra, pero a mediodía da bastante el sol ahí.

Tras varias semanas de regar y confiar en que algo germine, por fín empezó a aparecer verde en una de las macetas. Más concretamente, en la de cacahuetes.


La siguiente en salir a la superficie fue una de las plantas de pimientos.


Las fresas en cambio no germinaron, así que volví a plantar semillas una vez más por si acaso. Unas 3 semanas después este es el aspecto que tienen las plantas de cacahuetes y de pimientos.



Para tener cero conocimientos de jardinería yo diría que están saliendo majas. De hecho recientemente por fín empezó a brotar una de las semillas de fresa, a ver si hay suerte y también crece.

2 comentarios: