miércoles, 28 de septiembre de 2016

Comiendo por Seúl

He mencionado anteriormente que tanto a Kazuki como a mí nos gusta mucho la comida coreana. Hoy toca enseñar algunas de las cosas ricas que comimos por ahí.

El año pasado compramos gimbap en el convini que había cerca del hotel, pero este año decidimos probarlo recién hecho en un restaurante, así que un día decidimos que iba a ser nuestro desayuno. Para quienes no conozcáis este plato, se trata de esto:


Nori, arroz y mogollón de relleno.

Si os preguntáis si no es demasiado para desayunar, la verdad es que sí lo es, pero un día es un día.
El restaurante estaba por Myeongdong -pillaba cerca del hotel-, así que aproveché para mirar tiendas de cosméticos también antes de ir a nuestro siguiente destino. Como acababan de abrir las tiendas las dependientas todavía no se habían puesto en modo agresivo y pude mirar cosas muy tranquilamente -no me gusta tener a una dependienta enganchada a mí como una garrapata mientras me intenta obligar a comprar cosas, la verdad-.

Elegí un mal día para llevar vaqueros ajustados, hacía bastaaaante calor.

El siguiente plato es un postre llamado bingsu. En realidad a mi no me hace ni fu ni fa, pero a Kazuki le encanta. El que pedimos llevaba helado con almendras por encima, mango congelado y debajo hielo rascado -es como un granizado con cosas encima-.


Lo siguiente es algo que me encanta, se apoda "chimaek", que es una abreviación de "chicken"+"maekju" -maekju es cerveza en coreano-. Nunca logré que me gustara la cerveza por mucho que lo intentara, pero la cerveza coreana no sabe a nada, así que es la única que puedo beber. Chimaek es, como habréis adivinado, cerveza y pollo frito.

Y ya que estamos, unas patatitas fritas para acompañar.

Rico rico.

Y para acabar, yukhoe. Yo soy del tipo que no se puede comer un chuletón si no está cocinado a la perfección, y que se prepara los huevos fritos con la yema siempre perfectamente cuajada. Aún así, este plato que consiste en ternera cruda mezclada con un huevo crudo me gusta.
Ya, es un misterio que nunca lograré entender.


No hay comentarios:

Publicar un comentario