sábado, 17 de septiembre de 2016

Museo Edo-Tokyo II

Por supuesto que vimos más cosas cuando fuimos a este museo. La verdad es que fue mucho más interesante de lo que esperaba, recomiendo la visita si pasáis por Tokio -o si como yo vivís por aquí pero no os había dado por ir-.
Tras comprar los tickets nos dirigimos a la 6ª planta, y nada más pasar la entrada se encuentra una réplica a escala real del Nihonbashi -el nombre viene a significar "puente de Japón" en japonés-, puente que se construyó en Tokio hace varios siglos.


A un lado del puente se encuentra la zona Edo -antiguo nombre de la actual Tokio-, y al otro se encuentra la zona Tokio. Esto es lo primero que se ve en la zona Edo.


En esta reproducción de un teatro antiguo al parecer aún representan espectáculos de rakugo de vez en cuando. Eso sí, hay que tener un nivel de japonés muy avanzado para poder entender todo lo que dicen -yo entiendo bastante, pero aún así me pierdo en muchas partes-.

Esto es lo primero que se ve en la zona Tokio.


Te puedes subir a las bicicletas antiguas que tienen delante del edificio. Me subí porque estaba sujeta, pero no se cómo no se mataba la gente antiguamente en ellas.

Esto requiere concentración.

Hay muchos otros elementos con los que puedes interactuar, aunque alguno te puede causar una lesión, como... Eh... No se cómo se llama esto, mejor os pongo una foto -estoy teniendo un día poco elocuente, a veces pasa-.

 Intentar cargárselo al hombro llevando tirantes no es una buena idea.

Hay mucho que ver, así que os enseño solo algunas de las cosas que vimos.






2 comentarios: