jueves, 21 de febrero de 2013

El duro invierno

Recuerdo cuando vivía en el piso de 20 metros cuadrados. No tenía sillas porque la mesa era baja, para sentarse en el suelo. El problema era que el suelo de las casas japonesas suele estar helado en invierno, por mucha moqueta que tengas. Por eso solía estar cubierta de mantas a pesar de tener la calefacción puesta.
En el piso de ahora tenemos una mesa normal y sillas, así que puedo sentarme sin manta, pero seguimos pasando frío. Esto se debe a la construcción de la casa media japonesa, con un aislamiento bastante mediocre, por no decir inexistente. Si te acercas a cualquier ventana de mi casa, irradian frío. Debido a esto -y no soy la única que se queja-, en los pisos normales japoneses suele hacer mucho frío en invierno y mucho calor en verano. Por supuesto, no es el 100%, he oido que los pisos caros tienen mejor aislamiento -y en Hokkaido sí aislan las casas en condiciones, por eso de estar al norte y hacer clima norteño. Algo así como Winterfell pero con vacas-.
Claro, si el concepto de "calefacción central" fuera común por aquí, no habría problema, pero normalmente se reduce a lo de antes, pisos de lujo o Hokkaido. Lo normal es tener un aparato de aire acondicionado que también puede soltar aire caliente -lo que usamos en mi casa-. El inconveniente es que solo calienta una habitación, así que salir de ella suele ser una mala idea. Otra opción bastante común son las estufas portátiles de varios tipos. De hecho tengo un pequeño radiador eléctrico que pongo fuera de la ducha en invierno para no morir al salir.

Ahora bien, aparte de estufas que solo calientan una habitación y mantas, ¿qué otros métodos se usan aquí para no cogerte una pulmonía en tu propia casa en invierno? Uno es la taza de WC que se calienta. El servicio suele tener la misma temperatura que la calle, pero al menos tienes el culo calentito -y se agradece mucho desde que decidieron instalarlos en todo el edificio. Parece mentira lo que influye la temperatura de las nalgas en el resto del cuerpo-.
Otro método es el baño calentito de por las noches. Da igual la rasca que haga fuera del futón, te vas a dormir colorado como una gamba y tu calor corporal bajo las mantas hacen el resto -vale, estoy exagerando, yo no me pongo tan roja-.
El método que nunca he probado, pero reconozco que quiero probar, es el kotatsu. Si habéis visto anime alguna vez en vuestra vida, habéis visto la mesa con un edredón enganchado. Tiene un radiador por debajo, y al parecer se está súper calentito. Ahora sí, intenta salir...

¿Era esto una excusa para quejarme de frío? No lo voy a negar.

6 comentarios:

  1. Interesante post. La verdad es que sí, pasarte el invierno en una casa mal aislada es una putada. Por cierto, cuantos m2 tiene tu casa nueva? Y... estáis de alquiler?

    Firia

    ResponderEliminar
  2. Son unos 40 m2 más o menos, y sí, de alquiler

    ResponderEliminar
  3. Las ventanas hacen mucho, las que puse nuevas donde vivo me costaron un pico, pero por lo menos no tengo la sensacion que dices de que "irradian frio". Y tengo la calefaccion bajita, pero es suficiente.
    Animo, ya te quejaras del calor dentro de.unos meses. XD

    ResponderEliminar
  4. Cuando quiero saber si necesito ponerme más ropa o no solo tengo que acercarme a una ventana cerrada XD
    El verano es otro tema peliagudo...

    ResponderEliminar
  5. Confirmo tu teoria, casa mas nuevas y mas caras mejores ventanas. En hokkaido por lo que me contaron son como en España, con doble ventana y esas cosas.

    Yo ahora que tengo cortinas un poco mejor pero sin cortinas muero U_U

    ResponderEliminar
  6. Gracias por confirmar ò_ó)b
    Se me había olvidado añadirlo, pero sí, las cortinas se notan.

    ResponderEliminar