viernes, 1 de noviembre de 2013

Susto mayúsculo

Estaba sacando el móvil del bolso mientras bajaba en unas escaleras mecánicas cuando se salió de la funda protectora y bajó dando botes de escalón en escalón -escena que ví pasar a cámara lenta- hasta que cayó del lado de la pantalla. En cuanto logré reaccionar bajé corriendo a cogerlo a ver cómo de jodida se había quedado la pantalla, pero para mi sorpresa... Estaba totalmente intacta. De hecho con la de ostias que se ha llevado en la caída lo único que tiene es un rasguño en el borde inferior de la carcasa.

En un estado de entre shock y alivio decidí para recuperarme del susto mirar las máquinas de gachapón cercanas y darme un regalito si había algo interesante, y lo hubo: Figuritas de Funassyi. Eché 300 yens y saqué la cápsula que me había tocado.
El Funassyi que me salió parecía hecho a propósito para la ocasión, en postura de haberse escoñado.

¡Que me mato nasshiii!

Con lo hiperactivo que es Funassyi no creo que sirva para proteger a mi móvil de no escaparse volando otra vez, eso sí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario