lunes, 2 de marzo de 2015

Cal en Indonesia

Huyendo del frío invierno y las casas nevera japonesas, y aprovechando que Kazuki todavía no se había cogido las vacaciones de invierno -que ya casi se nos acaba la estación-, decidimos hacer un corto viaje a finales de febrero a algún país del este de Asia al que todavía no hubiéramos ido, y tras mirar varios candidatos, ganó Indonesia. Más concreto, la isla de Bali, que tenía ofertas majas de vuelo y hotel, y allí es verano todo el año.

Pensaba que el shock de tanto cambio de temperatura en pocos días iba a ser un duro golpe para mi salud, pero he vuelto sana y salva y no he enfermado, ¡Bieeeen!

Poco más de 24 horas de diferencia.

Esta vez, en lugar de hacer varias entradas he decidido poner las fotos que me han gustado en una sola entrada, por cambiar de vez en cuando.


Ofrendas por todas partes que dan a las calles un curioso olor a arroz.



Íbamos andando tan tranquilos por la calle cuando de repente... "Mú".



Playa espejo molona.

¿Mana?



Y para acabar, servidora en bikini.

Solecicooooo ^__^

Por cierto, para los que viajéis allí, no dejéis objetos sin vigilancia en la playa de Kuta. Dejamos las chanclas solas 10 minutos y nos las robaron. Afortunadamente las mías eran del todo a 100.

No hay comentarios:

Publicar un comentario