miércoles, 16 de noviembre de 2016

A Nara por accidente

Cuando se nos acabó el tiempo en Petton cafe teníamos pensado ir a visitar un templo en Kyoto llamado Fushimi Inari Taisha. Para ello nos dirigimos a la estación, miré en mi aplicación de rutas de trenes -Norikae annai, no puedo vivir sin tí-, y nos subimos en el tren del andén y la hora que salía en la aplicación.


En teoría eran solo tres paradas, pero cuando la tercera parada resultó tener otro nombre me levanté a mirar el plano de líneas de tren que ponen encima de la puerta, y resultó que íbamos en dirección contraria a nuestro destino... -Norikae annai, me siento traicionada- El tren en el que nos montamos iba a Nara, así que ya que estábamos decidimos ir allí, que nunca habíamos estado.
Nara se encuentra en una prefectura distinta, así que ese día acabamos visitando tres prefecturas de la región de Kansai, así con la tontería.

En la estación de Nara nos recibió la mascota de la ciudad, Sento kun.

No cuenta con mucho éxito. Es fácil adivinar el por qué.

La idea era ir a ver lo famoso de la zona: Los ciervos salvajes del parque de Nara y el templo Todaiji. Para eso cogimos un autobús y llegamos a nuestro destino. Ya desde el autobús empezamos a ver ciervos por todas partes, y cuando bajamos... Más todavía.

¡Hola!

Hay carteles avisando de que aunque son muy monos -bueno, vale, esa parte la he añadido yo-, no dejan de ser animales salvajes y hay que tener cuidado porque pueden atacar a la gente. Imagino que ese es el motivo por lo que les han cortado los cuernos a los que tenían.

Hordas y hordas de ciervos.

Intentando socializar con uno.

Aunque se los vea tan tiernos y majetes, tened cuidado si lleváis comida encima, porque os acosarán sin piedad. Yo lo sabía de antemano y procuré no llevar nada comestible.


Si vas con cuidado te puedes hacer fotos con ellos. Me dio por probar a ver si era posible tomarte selfies con ellos y lo logré -viviendo a tope-.

Aquí con mi colega Bambi, de juerga.

Avancemos un poco más y entremos en Todaiji.


En el interior hay una estatua de Buda enorme.


A la vuelta decidimos ir andando, ya que vimos desde el autobús una estación que nos pillaba mucho mejor para volver a Osaka.


Adiós, Nara.

6 comentarios:

  1. Me recuerda al capítulo de Marmalade Boy en el que Miki se encuentra con los ciervos, aunque creo que no fue en Nara...

    ResponderEliminar
  2. http://www.veoh.com/watch/v141623475SY9TFnp/pebblez721-marmaladeboy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, qué ciervos más malignos XD.
      El doblaje inglés de Miki es bastante horrendo.

      Eliminar
  3. Gran aventura xD en el fondo hay que agradecer al norikae annnai.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, no hay mal que por bien no venga XD

      Eliminar