domingo, 13 de noviembre de 2016

Petton Cafe en Kyoto

Había una cafetería de perros a la que queríamos ir en Kyoto, pero según su web cerraba los días que estábamos allí. Por eso buscamos otra, y encontramos una llamada Petton Cafe. Decidimos ir a jugar con perrines un rato y luego a hacer turismo.

La estación más cercana es Rokujizo. Hay varias estaciones con ese nombre de compañías distintas, lo que puede dar lugar a confusión, pero todas pillan a menos de 10 minutos andando del sitio.
De camino nos encontramos de casualidad uno de los estudios de Kyoto Animation.

Tras fangirlear dos segundos seguimos nuestro camino.

Petton Cafe se encuentra en el edificio adyacente de un centro comercial llamado MOMO Terrace.

Se entra por aquí.

La planta baja es una tienda de mascotas y cosas para mascotas llamada Petton, y dentro, subiendo a la segunda planta -lo que sería una primera planta en España-, se encuentra la cafetería en la que hay dos zonas, una de gatos y otra de perros.
Los gatos ni fú ni fa, así que fuimos a donde los perretes.
Las zonas de perros y de gatos se pagan por separado. En el caso de la de perros hay que pedir una bebida del menú y con eso se puede estar dos horas. Si luego quieres extender el tiempo hay que volver a pedir otra bebida.
Tras pedir un par de tés de yuzu y que nos asignaran una caja para poder meter nuestras cosas, entramos en la zona con asientos.

Aquí.
 
El primer perro que se nos acercó -y se fue derecho a sentarse encima de Kazuki- fue Haruo, un carlino entrañable de 3 años -me costó no secuestrarlo-.

También le cogió gusto a mi regazo. Yo encantada, con lo monín que era.

Hubo un rato en el que me empezaron a rodear todos los caniches de la cafetería y acabé así.

Me faltan manos.

En la zona de atrás había un recinto con una pequeña puerta donde había 4 perros, un pastor alemán hembra que a pesar de tener solo 1 año era enorme, y otros 3 perros pequeñitos. Entre ellos se encontraba esta abuelita de 9 años llamada Chobi, o como nosotros la llamamos, "Jefa".

La boston terrier del fondo es la Jefa, dándonos su aprobación.

 La llamamos así porque se peleó con la perra grandota y ganó.

Terror canino.

En la mesa en el centro de la zona donde te podías sentar había cuadernos para que los visitantes hicieran dibujos, o escribieran notas sobre la experiencia. Decidí dejar un dibujín para la posteridad -también escribí algo, pero me acabo de dar cuenta de que escribí una letra mal... La falta de costumbre de escribir japonés a mano-.

Kazuki y Haruo.

2 comentarios:

  1. Siiiii Haruo es top top!!
    Me encanta tu carta de felicidad con los caniches xDD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Haruo es tan mono y suavecito, ¡qué ganas de secuestrarlo!
      No todos los días me vuelvo así de popular XD

      Eliminar