lunes, 9 de abril de 2012

Kushiya monogatari

Kushiya monogatari -"la historia de la casa de los pinchitos"/ "la historia de la casa de las brochetas" en español- es un restaurante con un nombre bastante curioso, y que encontramos de casualidad el otro día en Ikebukuro. Se trata de un buffet libre de pinchos fritos y rebozados varios, que te puedes freir tú mismo en la freidora que se encuentra en cada mesa.

Aquí tenemos la mesa lista para empezar a rebozar y freir pinchitos.


La verdad es que tenían casi cualquier cosa que te puedas imaginar que se pueda comer pinchada en un palo, como carnes varias, verduras, patatas, takoyaki... hasta mini donuts.
En un lado de la mesa te ponen un liquidillo para cubrir y pan rallado para rebozar, y luego tú te traes tus salsas para mojar. Yo probé la salsa de queso, la salsa arcoiris y la de rábano.


Fritanga.

Ahora bien, habrá quien esté viendo esto y preguntándose: "¿no te salta el aceite encima?". Pues sí que lo hace, especialmente si intentáis freir calamar, que hacía saltar al aceite como un condenado -yo acabé con algunas quemaduras en la mano-. Si váis, mucho cuidadito al freir las cosas.

Quitando lo de quemarme y el post-olor a fritanga que se te queda, la experiencia no estuvo mal. Mi pincho favorito fue el tako-wiener, con cara y todo.


2 comentarios:

  1. Post-olor fritanga xD es lo primero que pensé...

    Una curiosidad, ¿sabes que aceite utilizan esas freidoras?

    Wasabi-Lover

    ResponderEliminar
  2. Es inevitable XD

    No lo se con completa seguridad, pero es muy probable que sea aceite de canola.

    ResponderEliminar