viernes, 5 de enero de 2018

Fukubukuro de galletas

Un año más la señorita Madness y yo nos aventuramos hacia Harajuku en pleno inicio de las rebajas y de temporada de venta de las famosas fukubukuro, o bolsas de la suerte. Este fue mi look del día.

Estrenando sudadera molona que compré en las rebajas de una tienda online.

Ropa no cayó este año, pero cuando nos acercamos a la tienda de galletas que hay en la zona llamada Cookie Time, donde tienen galletas y batidos muy ricos -no me pagan por decirlo, aunque lo apreciaría *guiño, guiño*-, vimos que tenían fukubukuro. Era un poco cara para ser de dulces -5000 yenes, aunque las galletas que venden normalmente tampoco son baratas-, así que tras mucho pensarlo decidimos pillar una a medias y repartirnos el contenido.

Esta es mi mitad. Aunque la fukubukuro venía originalmente en una caja de cartón bastante voluminosa, nos dieron bolsas para meter las cosas y no tener que andar con una caja de cartón vacía encima en el tren.


Este es el contenido de la bolsa que me traje a casa.


Además de galletas, galletas y más galletas, en la caja había cupones para galletas calientes de la tienda y una botella de vidrio con una pajita como las que tienen en la tienda para servir leche con -párrafo redundante a más no poder- galletas, y bolsas de plástico varias con su mascota.

2 comentarios:

  1. Me imagino que había sabores raros, no? (en Japón siempre hay sabores raros de cosas xDDD) Había alguno que te resultase más raro de lo habitual?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No había sabores raros porque la tienda es neozelandesa y se ve que no han decidido adaptarlas al mercado japonés -si lo hubieran hecho seguro que tendrían algo como los kit kat japoneses de sake, de wasabi y tal XD-, eran mayormente de chips de chocolate o chips de chocolate y frutas confitadas.

      Eliminar