jueves, 19 de septiembre de 2013

Hakone parte IV: Yunessun

¡Por fín llegamos a Yunessun! Para celebrarlo me hice una foto con Hakoneko, la mascota que al parecer vive allí. Su nombre es una combinación de Hakone, la ciudad, más neko, que significa gato en japonés. Quitando la absoluta falta de originalidad del nombre es mono y me hace gracia.


Entramos, pasamos por el ropero y nos reunimos ya dentro con nuestros bañadores. En la entrada te endiñan unos collares de flores rollo hawaiano y te hacen una foto. Antes de que te haya dado tiempo a parpadear se te acercan con la foto imprimida intentando sacarte 1000 yens por ella. Decidí que prefería las fotos de mi cámara.
Dentro hay una zona con una piscina, y en algunas partes tiene bancos y un botón para activar un baño de burbujas. Decidimos que primero queríamos probar la zona de fuera, así que ni cortos ni perezosos para allá que fuimos.


Como se trata de un balneario, el agua de esta piscina al aire libre está calentita. Si te cansas de mirar las montañas, bajo las rocas hay una especie de cueva donde también te puedes poner en remojo, y arriba un tobogán acuático. Es mi primer tobogan acuático con agua calentita.
También hay una zona para niños.


Nos volvimos adentro, donde nos encontramos con el baño de Garigari-kun. Garigari-kun es una marca de polos que todo el mundo conoce en Japón.

Kazuki se lo está pasando que te cagas metido en Garigari-kun sabor soda.

Aunque no hice fotos, dentro también tienen un baño imitando una terma romana, una zona de aromaterapia, y un baño con agua cuya salinidad es parecida a la del mar Muerto. Es bastante divertido meterte a flotar, y tienen una ducha en la salida para no ir luego pareciendo un jamón serrano.
Pasando a la siguiente zona hay una piscina normal y corriente, y tras la piscina los onsen especiales al aire libre.

¿Qué tienen de especial estos onsen? Pues algunos de ellos tienen el agua mezclada con productos que parecen tener algún tipo de beneficio en la piel -o eso dice la web-. Uno de ellos es el de vino tinto.

En el cartel de fuera pone que por favor, no beber.

El agua olía dulce, y al ser bastante más agua que vino no se salía nada pegajoso.

El siguiente, que a mí me gustó especialmente, es el de té verde.

Relax...

Además había un baño de café. Para mí es un misterio que algo con sabor y olor atroz sea tan popular, pero para gustos colores.
Cada cierto tiempo había un evento en el que un empleado tiraba dentro cubos de café aguado, y se llenaba de gente. Kazuki se metió cuando no había evento y podía estirar las piernas, que a él sí le gusta el café.

Había más tipos, como el baño de sake, el baño con cascadas, el baño con carbón, el baño de rocas... Todo cuesta arriba, por eso de estar en una ladera. Os dejo algunas fotos más de la zona.





Acabamos un poco matados de ir de baño a baño y tiro porque me toca, pero fue divertido y el cuerpo se me quedó nuevo. Tengo ganas de repetir.

7 comentarios:

  1. Qué bonito todo ^^ Envidia >___< xDDD

    Firia

    ResponderEliminar
  2. No quiero ser mala, pero en vivo es todavía mejor XD

    ResponderEliminar
  3. ¡genial!
    ¡felicidades! aunque sea muy tarde, dicen que nunca es tqrde si la dicha es buena.
    Os lo debisteis pasar genial, a mi tambien me da envidia.
    A mi, fíjate, tampoco me gusta el sabor del cafe, pero siempre me ha gustado el olor...
    Pues nada, que sean muchos los viajes como estos.

    ResponderEliminar
  4. que suerte! cuando vaya a japón, algún día de mi vida, quiero ir a uno de esos >.<
    Felicidades retrasadas :p

    ResponderEliminar
  5. Al fin los pude leer todos!!!

    Joooo que chulada!!! y la mascota e smona aunque su nombre no sea el mas original xD

    ResponderEliminar
  6. Sonita_Chan: Gracias :D Visita recomendada.

    maddy_madness: Bieeen, otsukare XD

    ResponderEliminar