miércoles, 22 de octubre de 2014

Mizore nashi

Un día cualquiera Kazuki y yo salimos a la aventura.

Bien moninos.

Allá cuando hicieron las rebajas de verano compré unas medias que me hicieron mucha gracia. Habréis visto en multitud de ocasiones estas medias que parecen calzas con un gatito o un osito en la parte superior. Pues estas tienen un bulldog francés, y como me gustan los perros chatines y estaban muy baratas me faltó tiempo para pillarlas, pero al ser verano no pude estrenarlas hasta ese mismo día.

Así quedan puestas.

Ojalá decidan hacerlas de carlinos también.

Al acabar el día decidimos ir al supermercado antes de volver a casa, porque estábamos escasos de comida, y allí hice un curioso descubrimiento.

¡Mogollón de Funa-botellas!

Funassyi ha sacado una bebida de, imagino que habréis adivinado, sabor a pera. Me costó un poco decidir cuál comprar para probar, y al final me llevé al Funassyi enfadado.

La botella es una monada.

Por el otro lado tiene la expresión de siempre.

Mi esterilla para hacer yoga en su aparición triunfal como reposabotellas.

Respecto al sabor, a Kazuki le gustó, pero a mí me está malilla y no llegué a dar un segundo trago.

No hay comentarios:

Publicar un comentario