viernes, 7 de abril de 2017

Por fin llega el hanami

Este año el invierno ha sido especialmente largo. Tanto que cuando normalmente deberían haber florecido los cerezos seguíamos por aquí llevando abrigo de mucho frío. Afortunadamente, por fin ha decidido empezar a hacer calorcito -ya era hora-, y aunque tarde, por fin han florecido los cerezos y hemos podido hacer hanami.

Lo primero de todo es decidir qué vamos a comer, claro. Echaba de menos los saladitos, y se me ocurrió intentar prepararlos. Este es el resultado de mi primer intento de saladitos de salchicha y queso.

El aspecto no es perfecto, pero estaban muy buenos.

Por si alguien que esté en Japón quiere probar a prepararlos, venden masa de hojaldre congelada en cualquier supermercado -o al menos en todos los que he visitado hasta ahora-, lo que los hace muy fáciles de hacer.

Además hice ensalada de patata. Kazuki hizo karaage -pollo frito rebozado-, y además compramos bolsas de patatas fritas y nos llevamos unos cubatillas de estos que venden ya preparados en mi súper bolsa térmica del todo a 100.

Usaríamos cajas de bento, pero los tupper son más útiles.

Fuimos a Nishi kouen, en Kawaguchi. Aunque los cerezos no habían florecido todavía al 100%, habían florecido bastante.




No hay comentarios:

Publicar un comentario